Los cuatro jinetes de las relaciones de pareja

Los cuatro jinetes de las relaciones de pareja

Los cuatro jinetes de las relaciones de pareja. John Gottman utiliza la metáfora de los cuatro jinetes del apocalipsis y el fin de los tiempos del nuevo testamento como conclusión de una de sus investigaciones sobre la comunicación en las relaciones de pareja.

Gottman es especialista en relaciones de pareja y en las investigaciones de su instituto ha encontrado cuatro comportamientos (los cuatro jinetes) que pueden ser predictores del final de una relación.

Relación de pareja

Las relaciones de pareja atraviesan por diferentes fases a lo largo de la relación.

Para este artículo solo mencionaré 3 fases de las relaciones de pareja a modo de resumen.

La fase de enamoramiento: En esta fase se puede decir que hay un “amor idílico” se tiene una visión positiva de la pareja, se maximizan las virtudes y hay una negación de los defectos del otro (idealización).

En esta fase se tiende a evitar confrontaciones, discusiones o conflictos.

Fase de conocimiento: Una vez vivida la fase de enamoramiento, es posible comenzar a identificar las idealizaciones (en su mayoría poco realistas) que se tenían de la pareja y comienzan a surgir los primeros síntomas de desilusión.

En otras palabras, es la fase de descubrir las diferencias y particularidades de cada miembro de la pareja. En esta fase comienzan algunas discusiones y confrontaciones pequeñas.

Fase de convivencia: Como su nombre lo indica es la fase de formación total de la pareja. Es la fase más compleja y, sin embargo, la de mayor satisfacción. Es también la fase de aceptación de la pareja como un ser imperfecto.

Es en esta fase donde se tienen que dar los mayores acuerdos en pro de la convivencia. La comunicación es vital en esta fase, tambien se podrán empezar a vislumbrar si los cuatro jinetes estarán en favor o en contra.

Los cuatro jinetes de las relaciones de pareja

Las cuatro señales identificadas en el LOVE LAB (laboratorio del amor) de Gottman son:

1. La crítica:

El primer jinete es la crítica, este jinete ataca no un comportamiento especifico sino a la persona como tal.

Es posible identificarlo con las palabras: siempre y nunca.

Algunas críticas pueden ser: “Es que tú nunca me escuchas”, “Tu siempre haces …”, “Siempre se habla de ti y nunca te importa lo que yo tengo que decir”, etc.

Es posible confundir la crítica con la queja, sin embargo, la queja se da sobre un comportamiento especifico.

Por ejemplo: “De nuevo no sacaste la basura”, “Olvidaste nuestra cena”, “No me ayudaste a lavar los platos”, etc.

Un error común cuando se instaura la crítica en una relación es que con frecuencia se ha reprimido algún tipo de malestar en la relación para evitar el conflicto. Al final la crítica viene como ataque (con resentimiento) a lo que se estuvo reprimiendo.

La crítica tiene en efecto devastador en la relación, pero sobre todo en la persona que recibe el ataque. Es posible que la persona se sienta herida, atacada y rechazada.

Esto a su vez puede crear un patrón de críticas en aumento y criticas defensivas en mayor escala hasta deteriorar la relación.

Como alejar al jinete de la crítica:

Exprese su malestar con asertividad, si hay una situación que le incomoda de su pareja utilice el lenguaje asertivo para hacer una petición de cambio.

Siguiendo con el ejemplo anterior:

Critica: “En esta casa la única que lava platos soy yo, tú nunca lo haces”

Queja: “No me ayudaste a lavar los platos de la cena”

Petición asertiva: “Hay aún unos platos sucios, puedes por favor lavarlos. Me siento cansada”

Como puedes observar en la petición asertiva no hay un “culpable”, nombras una situación (Hay aún unos platos sucios), haces una petición clara (puedes por favor lavarlos) y expresas un sentimiento propio (Me siento cansada).

Podemos decir, que el antídoto a la crítica es quejarnos sin buscar culpables.

2. El desprecio:

El jinete del desprecio es el más peligroso y el de mayor predicción a la hora de finalizar una relación de pareja.

El desprecio va más allá de la crítica, pues no solo busca atacar a la persona como tal, sino que además quien lo utiliza se pone en una posición de “superioridad” enviando un mensaje de “soy mejor que tú y tú tienes muy poco valor”.

El desprecio se puede dar en forma de burla, sarcasmo, humor hostil, insultos, imitaciones o con el lenguaje corporal (expresiones fasciales).

Utilizar este tipo de comunicación en la pareja es devastador para el futuro de la relación, puesto que el desprecio desencadena mayores conflictos y el respeto en la relación de pareja se deteriora a tal punto de desaparecer.

Como alejar al jinete del desprecio

Comunicación con desprecio: “Llegué muerta de hambre y agotadísima… ni para que te pido que me prepares algo… si tú no sabes ni preparar agua hirviendo”.

Comunicación asertiva: “Tuve un día agotador y estresante… Me gustaría que hoy te encargaras de la cena”.

Como observas en la comunicación con desprecio se enfoca en desvalorar o ridiculizar una habilidad de la persona. En la comunicación asertiva, no se resta valor a la persona, y por el contrario se permite que ponga sus habilidades en práctica.

Siguiendo con el ejemplo, si la pareja hace pedido a domicilio de la cena. Un comportamiento alejado del jinete del desprecio es aceptar la solución brindada.

Y un comportamiento de desprecio sería ofrecer una crítica y atacar nuevamente con un comentario hiriente.

Comunicación con desprecio: “Claro, la solución más rápida para los perezosos… pedir comida a domicilio”

Sin embargo, a largo plazo la mejor manera de alejar el jinete del desprecio es fomentar en la relación de pareja la admiración y el respeto.

Un ejercicio que puedes implementar si tu relación se encuentra bajo el jinete del desprecio es intencionalmente buscar en tu pareja actos que te causen admiración y elogiar (honestamente) a tu pareja por ese comportamiento. 

3. Una actitud defensiva:

La actitud defensiva se puede catalogar como una autoprotección a una responsabilidad o en defensa a una culpa.

Esta actitud defensiva en su mayoría se da como una respuesta a una crítica o lo que se cree es una crítica. Asimismo, trae comportamientos irrespetuosos pues se considera como una justa defensa ya que la otra parte inicio la discusión.

La actitud defensiva pone de manifiesto el rol de víctima para evitar responsabilidades. En otras palabras, utilizar una actitud defensiva es una forma de culpar a la pareja. El mensaje es: "Eres tú el problema, no yo".

Gottman, destaca la importancia de la responsabilidad de cada miembro de la pareja para hacerse cargo de la situación y resolverla de la mejor forma posible.

Como alejar al jinete de la actitud defensiva

El antídoto para el jinete de la actitud defensiva es asumir parte de la responsabilidad en el conflicto.

Queja: “¿Compraste los ingredientes para la cena?”

Respuesta defensiva: ¿A qué hora se supone que lo haría? Tu sabías que mi día estaba full ¿Por qué no lo hiciste tú que llegaste más temprano?”

Respuesta asertiva: “Ups! Lo siento lo olvidé por completo… ¿Te parece bien si lo pido a domicilio o prefieres hacer otro menú?”

Si miramos la primera respuesta, se puede ver que hay un sentimiento de culpa y lo que se está buscando con la actitud defensiva es no reconocer la responsabilidad y por el contrario se ataca a la pareja.

En la respuesta asertiva se asume la responsabilidad y se ofrece una solución. Lo que abre la posibilidad de un dialogo y acuerdo en este caso para buscar los ingredientes de la cena.

4. La actitud evasiva:

Es posible que la actitud evasiva sea la respuesta al desprecio.

La actitud evasiva según Gottman es la puerta de salida cuando los anteriores tres jinetes se han apoderado por un largo tiempo de la relación de pareja.

Entonces, cuando se produce una discusión la pareja que está recibiendo las quejas, las críticas o las respuestas defensivas se retira de la interacción, cerrándose y aislándose.

Haciendo todo tipo de “ocupaciones” para evitar dar respuesta o afrontar la situación. Esta actitud genera en la otra persona una sensación de abandono, de lejanía y de soledad. El mensaje con la actitud evasiva es: “Estas ahí, pero no me interesa”.

Para Gottman si a un miembro de la pareja todo le da igual el final de la pareja, es inminente.

Como alejar al jinete de la actitud evasiva

La mejor estrategia para alejarse del jinete de la actitud evasiva es comunicar claramente a la pareja que te sientes abrumada/o y que necesitas tomar un descanso.

El tiempo de descanso debe ser alrededor de 20 minutos (tiempo para que te calmes física y mentalmente).

Para que este antídoto funcione correctamente será necesario con anterioridad ponerse de acuerdo con la pareja sobre el tiempo de descanso. Pueden encontrar una palabra clave o un gesto que les permita a ambos reconocer que la situación requiere un tiempo de descanso para hallar soluciones.

¿Cómo encontrar la calma en el tiempo de descanso?

Los ejercicio de respiración de mindfulness o de atención plena son idóneos para dejar ir los pensamientos que perpetúan el malestar y calmar tu cuerpo.

Puedes enfocar la atención a los movimientos que hace tu cuerpo cuando inhalas y exhalas. Recuerda que las primeras respiraciones deben ser lentas y profundas, despues permite que el ritmo de la respiración se normalice.

Si te resulta difícil seguir los movimientos, puedes ayudarte colocando tu mano en el ombligo y enfocarte en la sensación de “sube y baja” de tu mano.

Otro ejercicio es la respiración cuadrada. Esta consiste en inhalar profundamente en 4 tiempos (contando de 1 a 4), reteniendo en 4 tiempos (contando nuevamente de 1 a 4 ) y exhalando todo el aire en 4 tiempos ( contando de 1 a 4) y nuevamente reteniendo en 4 tiempos (contando de 1 a 4), esto sería un ciclo. Lo ideal es hacer mínimo 5 ciclos.

Los cuatro jinetes de las relaciones de pareja
Los cuatro jinetes de las relaciones de pareja
Conclusión

Los cuatro jinetes son claramente comportamientos destructivos en la relación de pareja. La invitación es a estar atentos a estos comportamientos en nuestra relación, entablar una comunicación clara, abierta y respetuosa con nuestra para pareja para erradicar cualquiera de los jinetes y trabajar en conjunto para estabilizar la pareja y recuperar el bienestar individual y de la relación.

Si crees que es difícil encontrar ese espacio para trabajar y estabilizar la relación, ponte en contacto conmigo.

Te invito a continuar tu lectura con los siguientes artículos relacionados con este tema: La importancia de la comunicación en tiempos de crisis, Las expectativas en la pareja, Discusiones en la relación de pareja.  

Espero que la información anterior te ayude a mejorar tu vida, tu bienestar emocional y que comprendas en solo de ti depende el éxito de tus relaciones.

¿Conoces a alguien que este artículo podría serle útil?, ¡Compártelo!

Te dejo el enlace de contacto.

Mi deseo es acompañarte en tu proceso de cambio y desarrollo personal. Te ofrezco espacios de reflexión y exploración personal para que puedas lograr mayor calidad y bienestar en tus relaciones.

Sígueme en Telegram, Facebook e Instagram y recibirás información y artículos sobre temas relacionados con el bienestar emocional y desarrollo personal.

Cuéntame sobre qué temas te gustaría leer en PaolaPico.com

Escríbeme a: [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PaolaPico.com © 2022
menu-circlecross-circle linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram